De la mano de El Juego del Miedo, James Wan se convirtió en uno de los referentes del terror en la actualidad. A base de jumpscares logró construir una forma de narrar con la cámara que hoy se volvió casi una regla. Es bastante difícil encontrar producciones como Midsommar y Hereditary, de Ari Aster, o The Witch y The Lighthouse, de Robert Eggers. Lo más sencillo es pensar en una saga como El Conjuro, que se instaló como una de las favoritas de los fans de un terror más mainstream.

Desde que nació en el año 2013, El Conjuro construyó una saga en la que se vieron ocho largometrajes: tres de la cinta troncal, tres de Annabelle, La Monja y La Maldición de La Llorona. Con sus dos caras más visibles, la de Vera Farmiga y la de Patrick Wilson, con ganas de repetir sus roles como Ed y Lorraine Warren, la franquicia todavía tiene vida por delante. Hasta el momento, hay dos películas más confirmadas.

La primera película que se oficializó fue The Crooked Man, personaje que pudo verse en El Conjuro 2 en 2016. Apenas un año después se anunció que se trabajaba en una historia sobre el personaje que interpretó Javier Botet por algunos segundos. Sin embargo, La Monja se impuso como prioridad por la forma en la que fue recibida por los fans.

Al respecto, el productor Peter Safran, contó: “Muchas veces, la propia audiencia te dice cuál debería ser la siguiente película. Cuando hicimos El Conjuro 2, todos pensamos que The Crooked Man sería la siguiente en salir, simplemente nos encantó, fue un gran personaje. En cambio, la audiencia estaba tan fascinada por la monja que hicimos esa película. No es que no vayamos a hacer The Crooked Man, sino que uno tiene que equilibrar la franquicia".

La Monja 2: una secuela encaminada

En 2018, La Monja llegó con el sello de Corin Hardy en el rol de director y se convirtió en la cinta más exitosa de toda la saga. Rodada en Rumania con un presupuesto cercano a los 22 millones de dólares, logró recaudar 356 millones en todo el mundo y se convirtió en la más taquillera de la franquicia.

De inmediato, Warner Bros. Pictures dio luz verde a una segunda parte de la que solo se sabe que Bonnie Aarons podría volver a ponerse en la piel de Valak, el demonio de la historia. En este sentido, Demián Bichir y Taissa Farmiga podrían regresar como el padre Burke y la hermana Irene, respectivamente, aunque también podría repetirse la fórmula de Annabelle, que antes de mostrar cómo continuó el legado de esta muñeca en Annabelle 3: Viene a Casa, tuvo una precuela que mostró el origen de la historia. Si bien La Monja ya contó un poco del nacimiento de Valak, esto no quiere decir que no haya más lugares por explorar en ese relato.

¿Y El Conjuro 4?

La última de las películas en llegar a las salas fue El Conjuro 3, que se estrenó a principios de junio y a pesar del estreno en simultáneo por HBO Max en algunos mercados, logró recaudar 200 millones de dólares. Como el principal atractivo de la saga y la que le da su nombre, las historias inspiradas en el expediente Warren suelen ser muy bien recibidas. 

Con el subtítulo El Diablo Me Obligó a Hacerlo, el encargado de dirigirla fue Michael Chaves, que había sido responsable de La Maldición de la Llorona. En algunas entrevistas que brindó, contó que hubo un cambio muy importante y el film perdió a una presencia demoníaca que, a su criterio, podría “fácilmente” tener su propio spin-off. “La gente realmente lo disfrutó, pero estaba volviéndose muy complicado”, contó sobre el personaje eliminado.

En este contexto, surge el detalle más importante de cara al futuro de la saga. Chaves explicó que ese demonio eliminado “tal vez aparezca en otra película de El Conjuro, pero era el tipo de personaje que si todos estuvieran totalmente comprometidos a hacer spin-off, probablemente hubiéramos dejado.

Vale destacar que la tercera cinta de la saga rompió la fórmula tradicional y se centró en el primer caso en el que un homicida alegó “posesión demoníaca” para justificar un crimen cometido. Las cintas de dicho juicio tienen a una potencial criatura para El Conjuro 4. Chaves contó que el demonio eliminado era idéntico al descripto por David y Arnie, interpretados en el film por Julian Hilliard y Ruairi O’Connor, en las cintas del caso. 

Vera Farmiga y Patrick Wilson manifestaron su disposición para una nueva entrega del expediente Warren. El responsable de interpretar a Ed Warren aseguró que quieren “impulsar a estos personajes constantemente”. Si se tiene en cuenta que la última cinta de El Conjuro se ambientó en la década del 80, la próxima aventura podría continuar en esta década e inspirarse en el caso del embrujo en Smurl, que data de 1986.