James Wan se había encasillado como el referente de los jumpscares en el género del terror. Por eso, con ganas de demostrar que no era solamente eso lo que sabía hacer, escribió Malignant, que en una entrevista con Bloody Disgusting definió como su “versión del giallo y dijo que era diferente a todo lo que había hecho hasta el momento. La última película que había hecho como director fue hace tres años, cuando realizó Aquaman para el estudio.

Pasaron cinco años desde su último estreno en el mundo del terror, El Conjuro 2, por lo que James Wan se tomó ese tiempo para reinventarse y escribir el guion de Malignant. Su nuevo film llegará esta semana y fue desarrollado junto a Ingrid Bisu y Akela Cooper. Esta última fue la responsable de adaptar la historia al libreto que terminó en la pantalla grande, con el protagonismo de Annabelle Wallis, George Young y Maddie Hasson.

Qué historia cuenta Malignant

La historia se centra en Madison (Wallis) que comienza a tener visiones que irrumpen constantemente y la dejan paralizada. A lo largo de cada una de esas secuencias, presencia horripilantes asesinatos que pronto se dará cuenta que se vuelven realidad. La película cue definida como un thriller de terror original. Con esta información es importante indagar en torno a si se trata o no de una acontecimiento real.

En 2019, apenas unos meses de que se anunciara que Malignant comenzaba a producirse, James Wan decidió aclarar las dudas en torno a la película. Es que, algunas versiones decían que se iba a basar en su cómic Malignant Man, que en cuatro tomos contó la historia de un hombre que descubre que tiene un tumor que en realidad es un parásito y comienza a desarrollar grandes poderes. “Definitviamente, no es una película de superhéroes”, explicó el director.

En el mismo posteo, Wan contó que Malignant es un thriller original que no se inspiró en ninguna propiedad intelectual existente. “Perdón por la confusión”, dijo en su publicación que recibió cerca de mil likes. Con esta aclaración, quedó en claro que su película no era más que otra creación de su imaginación, que, a diferencia de lo mostrado en El Conjuro y toda su saga basada en el Expediente Warren, no tiene asidero en ningún hecho real. Al menos ninguno revelado hasta el momento.