En la década del 80, Arnold Schwarzenegger terminaba de convertirse en un ícono de acción de la mano de Depredador, la película que nos regaló momentos icónicos de su carrera como verlo cubierto de lodo escondido en la jungla, o escucharlo decir “Get to the chopper” (ve al helicóptero) con su característico acento. Fueron seis las películas que siguieron a esta producción, si tenemos en cuenta el crossover con Alien, y ahora se acaba de estrenar una nueva historia en esta franquicia.

Desde mañana estará disponible en el catálogo de Star+ Prey, una película que funciona como precuela de la cinta original, que nos mostrará un poco sobre cómo fue que se comportó el depredador que desembarcó en el medio de la selva ocupada por los comanches. En este contexto, hay que destacar que no se trata de una historia de origen sino más bien de un relato con la misma criatura que vimos acechar a Arnold Schwarzenegger, aunque con tecnologías un poco más precarias en comparación.

Si hay que destacar un punto importante de Prey es precisamente cómo se sostiene la idea original. Es cierto, vamos a ver en Star+ un relato muy parecido al que ya se vio en esta saga, con el extraterrestre asesinando a los humanos que se crucen en su camino (de hecho, hay varios guiños a lo largo de Prey para los amantes de la saga), pero es importante subrayar que la idea de llevar la historia a una época en la que las armas de fuego no eran moneda corriente y los lugareños se manejaban con hachas y lanzas, le da un plus al enfrentamiento con el depredador.

A todo esto, hay que sumarle el trabajo de fotografía muy destacable que hace Jeff Cutter en esta producción, para mostrar la inmensidad de la jungla, sagrada para los comanches de este relato. La idea de Prey (que se traduce como “presa”) es, precisamente, invertir el concepto original y poner al extraterrestre en el lugar del perseguido por los comanches aunque, claro, esto tendrá su costo y no será tan simple como creen.

+El detalle del doblaje de Prey

Sin demasiados diálogos en la película, que muchas veces se apoya en la interacción entre la protagonista, Naru (Amber Midthunder ) y su perro, hay que destacar el trabajo de la producción por rescatar el idioma comanche. No solo se emplean algunos términos a lo largo del relato (varios de los comandos que Naru le enseña a su can están en este idioma) sino también para pensar el doblaje. Es que, entre los idiomas disponibles para reproducir este nuevo título de Star+, estará la posibilidad de hacerlo 100% en comanche. Una experiencia innovadora para quienes tengan ganas de aprender un poco más de esta cultura.

Puedes suscribirte a Star+ y comenzar a disfrutar de un catálogo repleto de clásicos y contenidos originales. Solo debes ingresar en este link y comenzar a disfrutar de esta experiencia.