En 2020 Netflix convocó a una nueva masa abundante de espectadores llevando el universo imaginado por Nancy Springer a la pantalla chica. Enola Holmes arribó a la plataforma como una experiencia disfrutable, especialmente teniendo a Millie Bobby Brown y Henry Cavill como protagonistas. La construcción de esta ficción fue un hito y un cambio en el legendario personaje de Arthur Conan Doyle. Y, dos años después, llegó la secuela con un mensaje aún más profundo y una historia mucho más frenética. 

Con Millie Bobby Brown una vez más en la piel de la protagonista, ahora Enola Holmes se enfrenta a nuevos desafíos. Pues, luego de triunfar en el caso de la primera cinta, ahora oficialmente es una detective. Eso sí, no todo sale como ella esperaba ya que tanto su edad como su apellido la condicionan de maneras inesperadas. No obstante, ella vuelve a demostrar por qué es apta para este trabajo sin tener relación con su hermano. 

Es decir, Enola Holmes 2 vuelve a hacer hincapié en frenéticas persecuciones y acción trepidante, pero con una gran diferencia en cuanto a la historia: se desarrolla sin fisuras, fluida, interesante y con un guion completamente variado. Si bien el peso del protagonismo sigue cayendo sobre Millie Bobby Brown, ahora se acentúa la participación de Henry Cavill en la piel de Sherlock. Con mucha más simpatía y elocuencia los actores son capaces de convencerte como espectador e introducirte en su mundo de investigación. 

Sherlock, sin abandonar su cinismo, hace referencia al personaje original de Conan Doyle y Enola, siendo tan perspicaz en su búsqueda de una identidad, son una combinación perfecta. Aunque, por si esto fuera poco, hay que destacar que ahora Enola Holmes está realizada con un toque moderno y embarcando el feminismo en su historia. Con un profundo mensaje hace foco en un momento de revolución. 

Con Enola como dueña de una mirada distinta, ahora la película cuenta la historia de la primera huelga feminista. Y, bajo el lema “solo se necesita una llama para iniciar un incendio”, este film encanta, es profundo y dinámico. Además, también está el hecho de que la protagonista sigue rompiendo la cuarta pared. Pero, para esta ocasión su interacción con el espectador se convirtió en algo mucho más cómico y misterioso ayudando a entender más sus pensamientos. 

Es decir, la secuela de Enola Holmes que está tan bien narrada y con un guion inteligente logra superar a la original. Consigue mezclar la fórmula de la comedia y el misterio que no falla, darle un toque feminista teniendo bases históricas y una sorpresa icónica. Henry Cavill y Millie Bobby Brown son un dúo explosivo que más allá de los papeles dramáticos que se les conocen, son perfectamente capaces de hacer reír