Titanic es una de las películas más taquilleras de la historia llegando a alcanzar más de dos mil millones de dólares de recaudación. Por su parte Terminator es una cinta de culto que logró convertirse en franquicia con varias secuelas. ¿Qué factor en común tienen estos títulos? En principio, el director James Cameron, principal cerebro creativo detrás de ambos proyectos. Pero... ¿puede ser que haya alguna conexión más entre la historia del Titanic y los asesinos cibernéticos del futuro? Sí. Increíble pero real. Atentos.

La teoría comienza con el personaje de Leonardo DiCaprio. Jack llega al Titanic a último momento, lleno de esperanzas. Sin embargo este nuevo argumento destaca que su presencia no sería una casualidad, sino que tendría el objetivo de rescatar a Rose de su trágico destino. En pocas palabras, la misma misión que Kyle Reese tiene respecto de Sarah Connor. La diferencia es que no hay un T-800 en el barco listo para perseguir a Rose.

 

¿Titanic y Terminator están conectadas?

 

Entonces, Jack llega del futuro al año 1912 para salvar a Rose que es parte de la dinastía Connor que liderará la resistencia contra las máquinas. El héroe salva a la dama en dos ocasiones: una cuando quiere arrojarse al mar para evitar casarse por compromiso; la otra, cuando el barco se hunde y él la ayuda a conseguir una tabla para permanecer a flote. La teoría es poco romántica. Jack nunca salvó a Rose por amor, es una misión desesperada de una época futura.

La pregunta que surge automáticamente es cómo validar a Titanic como precuela respecto de Terminator. Los teóricos apoyan su versión en una serie de argumentos interesantes. ¿Te harán dudar? Primero lo más importante, vamos a conocer qué argumentan para conectar estas películas más allá de su talentoso director.

El primer dato es que Jack manifiesta haberse criado en el lago Wissota, creado en 1917, cuando los hechos del relato ocurren en 1912. Por otra parte, el personaje manifiesta que una vez en EEUU se subiría a la montaña rusa del muelle de Santa Mónica. Lo cierto es que esa atracción fue abierta al público en 1916. Información errónea la del bueno de Jack... 

En fin, estos datos, sumados a que James Cameron está a cargo de ambas historias, alimentaron la creatividad de los fans que le han dibujado una sonrisa a más de uno con tan alocada teoría.