Poco a poco, Cillian Murphy se convirtió en uno de los actores predilectos de Christopher Nolan. Los artistas trabajaron juntos en obras como Batman Begins, Dunkirk e Inception, y están listos para hacerlo una vez más. Así fue confirmado en un informe publicado por Deadline. Se trata de una noticia que llevaba un mes de rumores.

Christopher Nolan eligió al protagonista de Peaky Blinders para encabezar su próximo proyecto, ambientado en la Segunda Guerra Mundial. El contexto histórico ya había sido tocado en Dunkirk y ahora se enfocará en otro suceso clave del enfrentamiento bélico: la construcción de la bomba atómica. La narrativa mostrará a J. Robert Oppenheimer, el creador del dispositivo que comenzó a ponerle punto final a la guerra.

El guion y la dirección correrán por cuenta de Nolan, a partir de un libro publicado por Kai Bird y Martin J. Sherwin (que falleció esta semana), titulado American Prometheus: The Triumph and Tragedy of J. Robert Oppenheimer. La película comenzará a rodarse a principios del próximo año y se estrenará el 21 de julio de 2023, una época que el realizador suele elegir para sus lanzamientos.

A diferencia de las películas que lanzó en los últimos 20 años, Nolan ya no distribuirá su producción a través de Warner Bros. Pictures. Las diferencias públicas por el modelo híbrido que combinó lanzamientos en salas y por HBO Max parecen haber minado la relación entre el director y el estudio. Universal Pictures estará a cargo de este nuevo título. “Estamos agradecidos por su pasión y compromisos compartidos por una experiencia cinematográfica”, dijo Donna Langley, presidente de Universal Filmed Entertainment Group.

La saga de Universal que ama Christopher Nolan

En una entrevista en el podcast Happy, Sad, Confused, Christopher Nolan habló de una de las sagas que lo apasiona. Se trata de Rápido y Furioso, que habitualmente distribuye Universal. "Tengo una debilidad muy especial por Tokyo Drift, en realidad. Luego la habilidad como las iteraciones de Justin Lin (Director), a medida que se volvían más locas y más grandes, se convirtieron en algo más", aseveró el realizador en la entrevista.

Al ser consultado por la transformación de esta franquicia a lo largo de los años, Nolan sentenció: “Lo divertido de esas películas es que a pesar de que se han hecho cada vez más grandes, como tienen que hacer secuelas, todo el mundo se queja de que las secuelas se hacen más grandes, pero nosotros somos las personas que hacen que las secuelas sean más grandes". La última producción de Rápido y Furioso fue la que terminó de romper el molde, con una historia que parece sacada del modelo del cine de superhéroes, con protagonistas casi inmortales que se ríen de la suerte que tienen en cada misión, en un claro gesto de que los responsables de la saga saben que hace rato cruzaron los límites del verosímil.