Este miércoles no será uno más en la vida de William Shatner. El actor conocido por haber interpretado al capitán Kirk en la saga de Star Trek cumplió un sueño muy particular, a sus 90 años. De la mano de Jeff Bezos, se convirtió en la persona más vieja en realizar un viaje hacia el espacio. Lo hizo a bordo de una cápsula creada por el dueño de Amazon.

La idea original era que la nave Blue Origin despegara el domingo desde Texas, pero el plan fue complicado por los fuertes vientos que aquejaron la región. Así, fue reprogramado para esta jornada, en la que Shatner declaró: “Me sorprenderá ver el espacio. Quiero mirar el globo y apreciar su belleza y dureza". El recorrido no duró más de 10 minutos y lo hizo acompañado de Audrey Powers, vicepresidenta de Blue Origin, Chris Boshuizen, cofundador de Planet; y Glen De Vries, ejecutivo de Dassault Systèmes.

Antes de subirse a la cápsula, Shatner y sus compañeros de tripulación tuvieron que entrenarse para saber cómo reaccionar ante una eventual emergencia y poder reconocer los ruidos del viaje. Sin embargo, hay que destacar que el sistema mediante el cual realizaron el viaje fue completamente automático. “Es distinto a cualquier cosa que haya sentido antes”, señaló Shatner al regresar a la Tierra.

Fue el segundo vuelo realizado por la empresa de Bezos, quien el pasado 20 de julio viajó junto a su hermano Mark, el holandés Oliver Daemen y el aviador Wally Funk. Este último, de 82 años, perdió el récord de la persona más vieja en llegar al espacio a manos de Shatner. El objetivo del despegue era superar la línea de Karman, que separa la atmósfera terrestre del espacio exterior y viajar 100 kilómetros más. En ese tiempo, los tripulantes disfrutaron de unos minutos de ingravidez, antes de volver hacia la Tierra.

Las denuncias contra Jeff Bezos

El vuelo espacial de William Shatner, junto con el que se realizó el 20 de julio, no se realizaron sin una polémica como contexto. Es que, algunos antiguos empleados de Blue Origin denunciaron a la empresa de Bezos por su cultura laboral tóxica pero también por no respetar los protocolos de seguridad necesarios para realizar este tipo de viajes. Esto, fue desmentido rotundamente por la compañía.

"Esa no ha sido mi experiencia en Blue", aseguró Powers, que no solo acompañó a Shatner sino que también fue una de las personas responsables de la misión y de las operaciones del vuelo. Asimismo, sentenció: “Somos extremadamente minuciosos, desde los primeros días hasta ahora, cuando comenzamos nuestros vuelos con humanos. La seguridad siempre ha sido nuestra principal prioridad".