Entre los lanzamientos más esperados para el 2022, aparece una serie basada en hechos reales que llegará a HBO Max. Se trata de Winning Time: The rise of the Lakers Dynasty, que se centrará en lo que fue el surgimiento de uno de los mejores equipos de baloncesto en la historia de la NBA, el de Los Angeles Lakers que comandaron Magic Johnson y Kareem Abdul-Jabbar en la década del 80, que se quedaron con 5 anillos sobre las 8 finales que jugaron, incluido un bicampeonato entre 1987 y 1988 (el primero en más de dos décadas), así como también superaron las 60 victorias en seis temporadas que jugaron.

En una entrevista con TMZ, Magic Johnson habló sobre lo que piensa de esta nueva producción de HBO Max y dejó en claro que no está muy feliz con la propuesta que se verá a partir del mes de marzo. El deportista es uno de los íconos de la NBA y será interpretado en la producción de Adam McKay por Quincy Isaiah en lo que será su primera aparición como actor profesional. En su currículum solo figuraba un corto que se lanzó en 2018.

Magic Johnson destacó que para conocer la verdadera historia de Los Angeles Lakers multicampeones de la década del 80 tendrán que esperar a ver tanto su producción como la que hará la actual propietaria del equipo emblema de la NBA. “Yo tengo uno. Luego Jeanie Buss tiene uno que saldrá por Showtime. Esos son los que quiero ver, ¿sí?”, respondió el atleta. Además, se encargó de dejar en claro que no tiene su bendición y que no verá la serie.

Vale destacar que la serie de Jeanie Buss se verá por Netflix y tendrá el sello de Mindy Kalling. Será una comedia enfocada en los oficinistas de la institución y estará ambientada en la época gloriosa de Los Lakers. Johnson, por su parte, trabaja en una docuserie que se verá por Hulu (probablemente llegue a Latinoamérica a través de Star+). Mostrará, tal vez en una forma similar a The Last Dance con Michael Jordan, cómo fue esa época dorada del equipo de baloncesto, y estará producida por Antoine Fuqua.

La serie de Los Ángeles Lakers rompió una amistad

Las palabras de Magic Johnson no son la única mancha para esta producción. Antes de que comenzaran los trabajos de rodaje hubo un problema con el casting que terminó con una larga amistad destruida: la de Adam McKay y Will Ferrell. Winning Time iba a ser producida por la empresa que fundaron ambos, Gary Sanchez Productions, que se disolvió en 2019. El problema surgió con la decisión de contratar a John C. Reilly como el propietario de los Lakers, Jerry Buss, papel que quería el propio Ferrell. El actor de Stranger than fiction se enteró del casting por otra persona y esto lo habría distanciado de su amigo. “Desearía haber hablado con él, por respeto”, lamentó McKay en una entrevista con The Hollywood Reporter.