Pasan los años, pero el éxito de Grey's Anatomy no cesa. Gozando de una longevidad que pocas series tienen, esta producción de Shonda Rhimes sigue siendo una de las más elegidas por los espectadores. Ya hay varias ficciones sobre médicos, pero aún así, la historia protagonizada por Ellen Pompeo parece ser insuperable para muchos. 

Estrenada en marzo de 2005, Grey’s Anatomy ya lleva en su haber 18 temporadas en las cuales existieron todo tipo de escándalos. A medida que fueron pasando los años y los distintos momentos de filmación, es sabido que Shonda Rhimes se deshizo de ciertos actores por diferentes razones. Entre ellos se encuentra Patrick Dempsey quien le dio vida a Derek Shepherd por mucho tiempo. 

Según lo que confesó James Parriott, uno de los productores de la serie, en el libro La historia interna de Grey’s Anatomy, Dempsey y Rhimes no tenían una buena relación. “Sabía que podía parar la producción cuando quisiera y asustar a la gente. Vino gente de la cadena y del estudio y hablaron con él. Yo creo que simplemente estaba harto de la serie. Él y Shonda se atacaban todo el tiempo”, fueron sus palabras exactas. 

No obstante, quien fue por más en sus declaraciones y expuso tanto a Ellen Pompeo como a Patrick fue Isaiah Washington. El actor interpretó al Dr. Preston Burke y habló, durante una entrevista en el podcast de Tavis Smiley, sobre uno de los secretos más polémicos del elenco. Según sus palabras, la producción le habría abonado una cifra millonaria a la protagonista para que no hable sobre los abusos de su coestrella. 

Ellen Pompeo tomó 5 millones de dólares debajo de la mesa durante el apogeo de la era del MeToo para no decirle al mundo cuán tóxico y desagradable era realmente Patrick Dempsey”, confesó el artista. Además, también aseguró que a su compañero “nadie lo quería en el programa”.