Dos años después del estreno de la primera temporada, Casi feliz regresó a Netflix para continuar con la historia de Sebastián (Sebastián Wainraich), un conductor de radio que parece tenerlo todo pero cuya vida tambalea por los desamores y el fracaso del proyecto amoroso con Pilar (Natalie Pérez). Este miércoles se estrenó la segunda temporada, que tuvo dos episodios menos que los que se vieron en la primera entrega y dejó un final completamente abierto.

Como pudo verse a lo largo de la segunda temporada de Casi Feliz, Sebastián y Pilar lograron recuperar su pareja. Ya sin Rocha (Rafael Ferro) en el medio, el panorama se presentó para que la vida vuelva a sonreírles a ambos. Pero, claro, el embarazo inesperado de ella después de su encuentro con Rocha dejó un potencial conflicto que podría desarrollarse en el futuro de esta comedia de Netflix.

El último episodio de Casi feliz mostró a Sebastián camino a Estados Unidos junto a sus dos hijos. Sin embargo, mientras subía por las escaleras mecánicas que lo llevaban a su terminal de abordaje en Ezeiza, el destino le jugó una mala pasada. Justo a su lado pasó Rocha, quien regresaba de España. En ese momento, los dos cruzaron sus miradas y, justo antes de que pase algo, la escena se cortó y con eso terminó la segunda temporada.

+Qué esperar de una potencial tercera temporada de Casi Feliz

Hasta el momento, no hay confirmación oficial de una tercera entrega ni por parte de Netflix ni de los creadores de Casi Feliz. Sin embargo, está todo dado para que estos personajes vuelvan a rodar pronto. Actualmente, la serie que debutó inicialmente en el 2020 se ubica en el cuarto puesto de lo más visto de Netflix en Argentina, y esto podría ser un motivo más que suficiente para darle luz verde a su continuidad.

Además, las redes no tardaron en llenarse de mensajes de apoyo y consultas para Netflix y Wainraich, a quienes les pidieron por favor que se realice una nueva tanda de episodios. En este contexto, está todo dado para que la tercera temporada de Casi feliz se desarrolle alrededor de un triángulo amoroso entre Sebastián, Rocha y Pilar. Uno de los mayores conflictos podría ser el hijo que Rocha y Pilar comparten, que podría poner en duda la relación que recuperó con Sebastián en pos de apostar a construir algo con el padre de su bebé. Por lo pronto, habrá esperar y cruzar los dedos para ver si la N decide avanzar con la tercera temporada.