El caso de Nicolas Cage es muy particular. Hay quienes disfrutan de absolutamente todo lo que hace, así sea una producción tan peculiar como la serie History of Swear Words de Netflix, o algo más tradicional como su papel como Con Air. Ahora, se lo podrá ver en la televisión en un papel de los que lo suelen acercar al mundo de lo bizarro.

Se trata de Prisoners of the Ghostland, que se estrenó de manera reducida en algunas salas y que fue adquirida por AMC+ para ser transmitida por streaming. Estará disponible en la plataforma a partir del 19 de noviembre. Para Latinoamérica todavía no está confirmado en qué servicio de streaming estará disponible ya que algunas de sus producciones están en HBO Max (Mad Men) y otras en Netflix (Breaking Bad), por mencionar algunos casos más conocidos.

Prisoners of the Ghostland se centra en un ladrón de bancos que tras ser encarcelado, tiene la posibilidad de recuperar su libertad si logra rescatar a la hija del gobernador. Para hacerlo, deberá introducirse en la perdida ciudad de Samurai Town, donde conviven cowboys samurai con fantasmas y criaturas mutantes. Además, deberá hacerlo en un lapso de tres días o será asesinado por las bombas conectadas a su vestimenta.

 

 

Nicolas Cage y un accidente que querrá olvidar

En los últimos días, Nicolas Cage volvió a estar en el centro de la escena a partir de un escándalo público. El actor fue filmado en un restaurante de Las Vegas llamado Lawry’s Prime Rib, a raíz de un fuerte estado de borrachera y violencia que alarmó a los presentes e hizo que los dueños del lugar lo expulsaran de las instalaciones.

El video fue publicado por el medio británico The Sun, donde explicaron que el estado de Cage era tan terrible que ni siquiera podía ponerse sus sandalias. Se dijo que a partir de una mezcla de whisky y tequila se puso violento con los clientes del local, y tuvo que ser llevado a su casa por una de las personas que estaban presentes en el restaurante.