Hace más de dos años se sabe que Daniel Craig se despedirá como James Bond con la próxima entrega de la saga. No Time To Die será su quinta aparición como el espía británico, papel que interpretó por primera vez en 2006 cuando hizo Casino Royale. La película que se suponía que se iba a estrenar en 2019 sufrió varios retrasos, los últimos por culpa de la pandemia, y esto se tradujo en un importante dolor de cabeza para la empresa productora.

Se cree que No Time To Die tendrá que recaudar, por lo menos, 900 millones de dólares para no ser un fracaso. Según cálculos estimativos, esa es la cantidad de dinero que se necesita para equilibrar lo invertido en su presupuesto. Se estima que por cada día de retraso de su lanzamiento se pierde aproximadamente un millón de dólares.

Companies House difundió que los costos originales de la producción habrían rondado los 280 millones de dólares. El tiempo de retraso para un lanzamiento que se iba a dar primero en noviembre de 2019, luego pospuesto para el primer semestre de 2020 y, tras el estallido de la pandemia del coronavirus, por tiempo indefinido, habrían dejado dicho número en cerca de 314 millones de dólares.

A esa cifra hay que sumarle el presupuesto que No Time To Die destinó para promocionar la película que, finalmente, se estrenará en octubre. Se calcula que lo invertido ascendería a un total de 464 millones de dólares, incluido el dinero destinado a publicidad. Además, el acuerdo de MGM establece quedará con el 50% de los ingresos en la taquilla lo que hace que, para recuperar toda la inversión, deberán recaudar poco más de 900 millones de dólares.

Desde que los cines reabrieron, ninguna película se acercó a un número similar. Solo Rápido y Furioso 9, una franquicia acostumbrada a hacer toneladas de dinero, recaudó 663 millones de dólares en todo el mundo. Por el lado de la saga de James Bond, las últimas dos películas, Skyfall y Spectre, recaudaron 1.000 millones y 800 millones de dólares, respectivamente. No Time To Die se convirtió en la película más cara de la saga y depende de un milagro para salir hecha.

Henry Cavill reveló la razón por la que no lo quisieron para reemplazar a Daniel Craig

Luego de que Daniel Craig confirmara que no volvería a interpretar a James Bond, en los medios internacionales comenzaron a desfilar nombres de estrellas para sucederlo. Uno de los que figuró fue Henry Cavill, que recientemente develó la razón por la que fue rechazado para el papel.

En una entrevista con Insider, el actor de El Hombre de Acero contó que hace más de quince años fue parte de un casting en el que no quedó porque “no era lo suficientemente delgado para interpretar a James Bond”. Cavill explicó que “no era de ninguna manera gordito, pero probablemente tenía sobrepeso para quitarme la camisa ante la cámara”.