A prácticamente un año del lanzamiento de la tercera temporada de Cobra Kai, Netflix se prepara para lo que será su cuarta entrega (¡que no es la última!). Este viernes 31 de diciembre los fans de las artes marciales podrán disfrutar de diez nuevos episodios de esta producción inspirada en la saga de Karate Kid, que continúa sumando personajes icónicos a las historias de la nueva generación de luchadores del Valle. En esta oportunidad, el regreso más importante fue el de Terry Silver, el villano de la tercera película de la franquicia.

Quienes pensaban que en Cobra Kai se había agotado la fórmula pueden quedarse tranquilos. Los nuevos episodios lo hacen de nuevo: prepárense para sorpresas y giros dramáticos inesperados. Esta claro que no todas las resoluciones serán alucinantes ya que, por supuesto, habrá algunas extremadamente obvias, pero una vez más se construye un arco muy interesante que vuelve a tener a Johnny Lawrence como el eje, rodeado de personajes que lo ayudan a encarrilar su vida de una vez por todas.

Para quienes no recuerden, la tercera temporada de la serie de Karate Kid concluyó con John Kreese por un lado y Johnny Lawrence y Daniel LaRusso por el otro, unidos para enfrentarse a la violencia del dojo Cobra Kai. La posibilidad de seguir enseñando artes marciales está en juego, ya que quien gane el torneo del Valle se garantizará ser el único que pueda enseñar karate, mientras el resto se verá obligado a cerrar su institución. En este sentido, hay mucho en juego y la alianza entre los viejos enemigos, Daniel y Johnny, deberá ser más fuerte que nunca para poder hacerle frente al desquicie de Kreese.

Lo mejor de la cuarta temporada de Cobra Kai

Si hay que destacar los grandes aciertos de esta nueva entrega de la serie de Netflix, el foco hay que ponerlo una vez más en las artes marciales. Las coreografías de pelea vuelven a estar muy bien coordinadas con el plus de que se logra una puesta en escena muy clara y entretenida que permite seguir de cerca la pelea sin quedar desorientados por los golpes. En este sentido, hay que destacar una vez más a los íconos de la saga, Ralph Macchio (Daniel) y William Zabka (Johnny) que vuelven a demostrar toda su destreza física.

También funciona muy bien gran parte del humor, especialmente el vinculado a la cultura pop, con guiños a producciones como Star Wars, y la música elegida está impecable. Pero además, hay que destacar el trabajo que realizaron los guionistas para tocar temáticas tan actuales (como ya lo venían haciendo), como la sexualidad y la representatividad. Los diálogos entre Johnny y sus estudiantes, que son los encargados de enseñarle sobre perspectiva de género están muy bien logrados.

Las fallas del regreso de Cobra Kai

Donde la serie de Karate Kid hace agua es en el aspecto dramático, que ya no está tan sólido como en otras emisiones. La fórmula del bullying se repite hasta el hartazgo, así como también los enredos amorosos que hacen pensar en una telenovela de la década del 90 con idas y vueltas infinitas. Cuando Cobra Kai se corre de las artes marciales y de la acción, e intenta bajar línea con sus mensajes de vínculos y vocaciones se empantana al punto de volverse bastante tonta.