Mientras en Netflix siguen esquivando la idea de traer de vuelta a Bill Tench y Holden Ford y darle a sus suscriptores una tercera temporada de Mindhunter (a pesar de que tienen un acuerdo contractual para producir con David Fincher), en Apple TV+ se propusieron explotar el género del true crime de la mano de otra historia real. Hace algunas semanas, desembarcó en la plataforma una historia que tiene a Taron Egerton y Paul Walter Hauser como sus protagonistas, que no tardó en meterse entre lo más comentado en las redes.

Estamos hablando de Black Bird, una miniserie de tan solo seis episodios que está inspirada en los testimonios de uno de los asesinos en serie más desquiciados que dejó un reguero de al menos 15 víctimas y que está vinculado a la desaparición de más de 40 mujeres entre finales de la década del 80 y principio de los 90. Interpretado por Hauser (Richard Jewell), Larry D. Hall se presentará como un narrador que, a pesar de confesar sus crímenes, es dejado en libertad por los oficiales de la policía que no lo creen capaz de cometer las atrocidades que asegura haber hecho.

Con el tiempo, será encarcelado pero a partir de una apelación que dirá que sus confesiones se obtuvieron de forma coaccionada, podría ser dejado en libertad en donde podría regresar a la camioneta con la recorrió el territorio norteamericano y mató a sus víctimas. Para detenerlo, el FBI confiará en un joven llamado Jimmy Keene (Egerton), que de ser la promesa del fútbol americano de su secundaria terminó involucrado en el mundo del narcotráfico y fue detenido por la policía que lo llevó a juicio y lo encarceló.

Bajo la promesa de conmutar su pena de 10 años de prisión, Jimmy aceptará ser trasladado de una prisión de menor seguridad en donde parecía estar muy cómodo hacia el penal psiquiátrico en el que tienen detenido a Larry D. Hall a la espera del fallo sobre su apelación. Allí, deberá ganarse la confianza de este criminal y lograr que le confiese dónde fue que enterró los cuerpos de sus víctimas, para poder comunicárselo a la policía. 

+Paul Walter Hauser, un actor que se repite en sus papeles

Más allá de que las interpretaciones de Hauser y Egerton se destacan a lo largo de Black Bird, hay un detalle que no puede pasarse por alto cuando se habla del actor que encarnó al asesino Larry D. Hall. Es que hay una serie de características que se han repetido a lo largo de la carrera de Paul Walter Hauser, que reducen un poco el impacto de su interpretación en el show de Apple TV+. En los últimos tres años, el artista de 35 años interpretó a tres personajes que tuvieron características muy similares en producciones tan distintas como Cobra Kai, Richard Jewell y la mencionada Black Bird. En todas las historias le tocó darle vida a un personaje destacado por tener algún tipo de retraso madurativo que incurre en actos ilegales para llamar la atención de quienes lo rodean, como Stingray golpeando menores en Cobra Kai o el polémico caso de Richard Jewell en los Juegos Olímpicos de Atlanta 96, donde se dice que provocó el atentado que él mismo anticipó y por el que, durante un tiempo, se lo consideró un héroe norteamericano.