Netflix encontró en Bridgerton el éxito asegurado. La serie, que se lanzó por primera vez en 2020, se convirtió en una sensación mundial al punto de que llegó a ser la más vista en la historia de la plataforma. Y, si bien este título lo ha perdido con el lanzamiento de El Juego del Calamar, poco a poco lo va recuperando con el reciente estreno de su segunda temporada. Los ocho nuevos episodios de la serie se publicaron el pasado 25 de marzo y ya batieron distintos récords. 

Uno de ellos es que Bridgerton se transformó en la serie más vista en su primer fin de semana al aire, al igual que en su primera semana de publicación. Es decir, ya está logrando la cantidad de espectadores necesarios para volver a liderar el ránking de lo más visto en la historia de la plataforma de streaming. Esto se debe a que sus fans han vuelto a quedar encantados con la historia de amor entre Anthony y Kate Sharma

Sin embargo, lo cierto es que también hay otros tópicos que le han gustado a los espectadores y es que ahora Bridgerton tiene escenas icónicas que serán recordadas por siempre. Entre ellas, claro está, se encuentra la que protagonizó Jonathan Bailey cuando se cayó al agua delante de toda la alta sociedad de Mayfair y quedó ridiculizado enfrente de su interés amoroso. No obstante, esto no fue lo que marcó dicha escena, sino que lo que encantó a todos fue cómo quedó la camisa de Bailey.

 

Cuando salió del agua el actor estaba empapado y la camisa blanca se volvió transparente y se le pegó a sus pectorales, dejando así impactados tanto a espectadores como a personajes. De todas maneras, cabe destacar que esto no fue una idea original de los productores de la serie, sino que Chris van Dusen quería hacer un homenaje. El guionista confesó ante ET que la caída de Anthony fue un guiño a la adaptación de Orgullo y Prejuicio que se hizo en 1995 y estuvo protagonizada por Colin Firth

Algunas imágenes se instalaron en mi cerebro hace mucho tiempo y naturalmente vienen a la página cuando escribo el show. Definitivamente he hablado de mi amor por la adaptación de 1995 de la BBC, donde Colin Firth emerge del lago en su camisa blanca. La escena con Anthony se relaciona. Es un easter egg para quienes son fans del género”, explicó Van Dusen. Aunque, lo cierto es que esta escena también hace referencia a la camisa mojada que usó Hugh Grant en el Diario de Bridget Jones, una historia que se inspira en la de Jane Austin. 

Sin dudas, un momento mágico de Bridgerton que, por lo visto, a Chris Van Dusen le salió a la perfección. “Probamos la camisa para asegurarnos de que fuera transparente y se pegara al cuerpo. Trabajamos duro para que el momento fuera mágico y memorable”, confesó ante ET y, evidentemente, lo han logrado. Pues, la foto de ese momento se publicó antes del estreno y fue una gran sensación, pero luego cuando se conoció el contexto de esa imagen, el furor aumentó.