Empezó la cuenta regresiva: desde el próximo lunes para los norteamericanos que vean desde AMC y el martes para el resto del mundo en Netflix, Better Call Saul le pondrá punto final al recorrido de siete años que tuvo. El spin-off de Breaking Bad protagonizado por Bob Odenkirk se acerca al tan temido final en donde ya sabemos que el título será "Saul Gone", que literalmente se traduce como “Saul se fue” pero que también puede entenderse como “todo se terminó”, si se responde al mismo juego de palabras que dio nombre al pseudónimo Saul Goodman.

“Waterworks” fue el episodio que se emitió esta semana, que como bien se había anticipado iba a hacer referencia al quiebre de algún personaje y la ruptura en llanto. Y en este caso la elegida fue Kim Wexler, que marcó el regreso de Rhea Seehorn a la serie con una actuación digna de llevarse todos los premios que le pongan delante. Por primera vez vimos qué hizo Kim Wexler después de la muerte de Howard Hamlin y su separación de Jimmy McGill.

Lo primero que hay que remarcar es que la separación fue en serio, a punto tal de que hubo una secuencia dedicada íntegramente a ver cómo ser firmaban los papeles del divorcio entre ambos personajes. Lo que también se vio fue que este punto de quiebre marcó un antes y un después para los dos: a Jimmy McGill lo empujó definitivamente a ser la versión de Saul Goodman que vimos en Breaking Bad y a ella la llevó a una vida rutinaria, aburrida, repetitiva y sin norte en la que se dedicaba a trabajar en una empresa de suministros para riego.

Por primera vez vimos a Saul Goodman interactuar con Kim Wexler en las escenas del futuro y lo que esto significó fue la gota que rebalsó el vaso para Kim a quien vimos romper en llanto en el autobús pero también vimos presentar una confesión escrita a la viuda de Howard Hamlin en donde se contaba con lujo de detalles todo lo que había pasado con el personaje de Patrick Fabian. Esto, sumado al esperable final de Gene Takavic, acorralado por la madre de Jeffie que descubrió su verdadera identidad, dejaron los condimentos listos para lo que será la próxima emisión de Better Call Saul.

+Qué esperar de “Saul Gone”

Es prácticamente una obviedad esperar que en el próximo episodio de Better Call Saul, el que le ponga punto final al recorrido de siete años, sirva para que veamos a Jimmy McGill afrontar las consecuencias de una vez y para siempre. No solo quedará en medio del escándalo destapado por Kim Wexler y su confesión sino que ya no podrá esconderse más bajo el pseudónimo de Gene Takavic. ¿Volverá a intentar escapar con ayuda de Ed, el empleado de las aspiradoras? Sería extraño verlo repetir este desenlace así como también lo extraño sería verlo morir (más allá de lo que le gusta a Vince Gilligan matar personajes) ya que por fuera de la ley, no hay ningún criminal que haya aparecido y pueda borrarlo del mapa. Lo cierto es que habrá que esperar hasta la próxima semana.