Los Premios Emmy están cada vez más cerca. Este fin de semana se llevará a cabo la 73ª edición de la entrega de galardones más importante de la televisión, con The Crown y The Mandalorian como las producciones con mayor cantidad de nominaciones. A la espera de lo que será una ceremonia que podrá verse a través de la pantalla de TNT, el evento tendrá el desafío de superar lo que fue un peculiar evento como el de 2020, en plena pandemia.

Ya con cierta normalidad y la vuelta al ruedo de varias producciones, el gran desafío para los Premios Emmy de este año será no cometer algunos de los errores que se vivieron en 2020. Es que, además de la particularidad del coronavirus, la ceremonia dejó tres papelones que quedarán guardados en la memoria de quienes año a año se sientan a disfrutar de estos shows en vivo. Desde Spoiler, seleccionamos tres circunstancias que la organización hubiera preferido evitar.

Jennifer Aniston, en llamas

Uno de los cambios de hábito que dejó la pandemia fue el de desinfectar absolutamente todo antes de consumirlo. Jimmy Kimmel, conductor de la ceremonia, no quiso ser menos y decidió prender fuego el sobre con uno de los ganadores de la terna que presentó junto a Jennifer Aniston. La actriz de Friends estaba lista con un extinguidor para apagar el incendio, pero no contó con que las llamas fueran tan resistentes. Las caras de sorpresas evidenciaron que lo sucedido no fue una broma preparada y la situación estuvo cerca de salirse de control.

El test de covid de Jason Sudeikis

El coronavirus fue el gran participante de la ceremonia pasada, tanto delante como detrás de cámara. En el caso de la producción de los Premios Emmy, le confiaron a Jason Sudeikis la posibilidad de hacer un número de comedia con los testeos que terminó siendo demasiado. Los millones de televidentes presenciaron la forma en la que el actor de Ted Lasso era hisopado en vivo por una falsa enfermera.

El error que recordó a los Óscar

El error más grave que se presenció en la entrega de los premios Emmy fue el de la categoría a Mejor Actor Invitado en Drama. Es que, la locución comenzó a anunciar como ganador a Jason Bateman por lo hecho en The Outsider pero antes de terminar de decirlo, se cortó la voz. La pantalla de la transmisión mostró otra cosa y rápidamente se explicó que se había “anunciado un ganador incorrecto”. El verdadero actor que se reconoció en esta terna fue Ron Cephas Jones, por lo hecho en This Is Us, en una situación que a muchos les hizo recordar lo sucedido con Moonlight y La La Land en los Óscars del 2017.