Ya no quedan dudas de que Lin-Manuel Miranda revolucionó el género musical. Basta con ver proyectos como la secuela de Mary Poppins, lo que hizo con Hamilton en Broadwayo su reciente película, In the Heights, para comprenderlo. Este viernes llegó a Netflix una historia muy personal para él: “tick, tick… Boom!”, sobre la vida y obra del compositor que lo empujó a ser quien es hoy en día, Jonathan Larsson.

“tick, tick… Boom!” muestra a un joven a punto de cumplir los 30, con un objetivo muy claro en su vida: querer ser compositor de musicales. Pero como pasa en todos lados, el querer y esforzarse, no siempre es suficiente. Nacida como obra musical, fue la obra que le valió a Larsson la confianza de los productores para que pudiera escribir lo que terminó siendo Rent, un emblema de los musicales, que no pudo ver porque murió el día en el que se iba a hacer su muestra.

Antes de ser una película de Netflix, “tick, tick… Boom!” fue un musical de Broadway que en sus diferentes versiones fue protagonizada por distintos actores. Entre ellos, estuvo Neil Patrick Harris (How I met your mother) y el propio Lin-Manuel Miranda. Por eso también sumaba un punto extra a la hora de ser concebido como película.

Además, el largometraje se convirtió en el debut de Miranda como director. Si bien ya había trabajado en otros roles en obras de su autoría, como In the Heights y Hamilton, nunca antes había llevado los hilos. Para hacerlo, se apoyó en la figura de Alice Brooks, una experimentada directora de fotografía que conversó con Spoiler sobre cómo fue llevar adelante este proyecto.

Ya habías estado en In the Heights, ¿cómo fue ver a Miranda dar el salto a la dirección?

Fue maravilloso, porque trajo esta idea del teatro de hacer talleres a "Tick... Tick... Boom!". Los talleres son muy específicos en el teatro, pero Lin tiene mucha experiencia en el teatro. Lo que hacés es probar diferentes cosas, así que usamos el tiempo de preparación para probar cosas. Hacíamos los storyboards, los veíamos y si no funcionaban, los cambiábamos. Fue increíble, porque el guionista estuvo con nosotros en ese proceso de los storyboards y pudo hacer cambios rápidos en el libreto. Fue un trabajo en equipo asombroso entre Lin, yo, en esas reuniones estaba el diseñador de producción, el guionista y el artista de storyboard, porque empezamos a ver lo que sería "tick, tick... Boom!". Entonces, para cuando comenzamos a rodar todo era muy específico. Fue uno de los mejores trabajos que tuve en mi vida.

¿Qué piensas del legado de Lin-Manuel Miranda en los musicales?

Lin dejó una marca increíble en el teatro musical y los films musicales, y lo que es asombroso es que "Tick... Tick... Boom!" es una película sobre Jonathan Larson, quien inspiró a Lin a convertirse en guionista de musicales cuando tenía 16 años. Fue la primera vez... Cuando Lin vio Rent en Broadway entendió: "Ah, los musicales pueden tener la música que yo escucho". Se dio cuenta que podía usar su voz para contar un musical y contar las historias que quería. Construyó sobre lo que Jonathan Larson comenzó y, lamentablemente, no pudo continuar por su temprana muerte. Lin fue capaz de crecer y desarrollarse desde ese momento en el que tenía 16 años y vio Rent, y dejó su marca en los musicales de la actualidad.

Fue su primera vez como director. ¿Sentiste que hubiera una presión extra para él?

Lin no siente presión, al menos no parece demostrarla. Es como un niño jugando todo el tiempo. Los niños no se preocupan por lo que está por pasar. Cuando hizo la película parecía un pequeño niño dirigiendo una película, estaba tan emocionado, tan concentrado. Fue hermoso de ver.

Para muchos fue una sorpresa el talento de Andrew Garfield como cantante. ¿Cómo fue verlo en acción?

No solo se transformó en un cantante, se transformó en Jonathan Larsson. Hubo un día, durante la preproducción, que estaba sentada detrás de Andrew Garfield, él estaba frente a mí, estábamos viendo Sunday in the park with George, algunos el elenco y el equipo técnico estaban mirando. Lo vi mirar a Robin de Jesús, tuvieron un intercambio, se dio vuelta a seguir mirando la televisión, y me di cuenta en ese momento de que se había convertido en John. Le tomé una foto de espaldas y se la mandé a Lin, era la silueta perfecta, se veía exactamente a Jonathan desde atrás. Andrew dejó todo en este proyecto, también aprendió a tocar el piano. Es un actor increíble, se transformó de manera increíble, cuando lo escuchas cantar nunca te hubieras imaginado hace tres años que podía cantar.

Vanessa Hudgens ya tenía experiencia, principalmente gracias a High School Musical. ¿Qué aportó al rodaje?

Vanessa es una profesional increíble. Es encantadora como ser humano. La escuchas cantar y... La primera vez que la escuché cantar fue antes de... Fue un taller de "tick, tick... Boom!", no había elenco a excepción de Andrew y ella estaba leyendo una de las partes para el público, la escuché cantar. Conocía su trabajo anterior, tengo un niño de 6 años así que High School Musical está todo el tiempo en mi casa. Pero estar en una habitación con ella cantando es muy poderosa. 

¿Hubo influencias de otros musicales?

No tratamos de ver musicales específicos. Lo que queríamos crear es... La película transcurre en Nueva York entre 1990 y 1992, y con Lin tenemos la misma edad, ambos nos criamos en Nueva York y teníamos 10 años en 1990, la época en que la película transcurre. Yo me fui de la ciudad a esa edad y esa Nueva York se arraigó a mí, la de la visión de una niña de 10 años en este mundo tan grande. Y eso era lo que queríamos, que se sintiera... Queríamos hacer una película de Nueva York, con elementos musicales.

 

 

¿Cómo sumarte al canal de Spoiler en Telegram?

Si tienes cuenta de Telegram solo da click en el siguiente botón: 

Pero si aún no posees perfil en la plataforma, puedes descargarla en Apple Store o en Google Store, dependiendo del sistema operativo de tu celular. Una vez dentro de la aplicación, en el buscador pon "SpoilerBV" y allí ya podrás darnos suscribir para estar al tanto de todas las noticias.