El estreno de Avatar: The Way of Water se aproxima y la comparación con otras películas de James Cameron resulta inevitable. Y es que el director ha sabido llevar adelante dos de los largometrajes más taquilleros de la historia. Liderando el ranking se encuentra la primera edición de Avatar, mientras que en el tercer puesto se ubica Titanic, quedando justo por detrás de Avengers: Endgame de Marvel Studios. Aunque la historia de Pandora pareciera no tener nada que ver con el drama de Jack y Rose, en realidad tiene mucho en común según el cineasta.

En menos de un mes, la secuela de Avatar llegará a los cines y se ambientará una década después de los eventos de la película original. En esta ocasión, contará la historia de la familia Sully -formada por Jake, Neytiri y sus hijos- y los problemas que los persiguen. De esta manera, deberán luchar para mantenerse a salvo, atravesar batallas para permanecer con vida y soportar las peores tragedias. Zoe Saldana y Sam Worthington serán los responsables de narrar esta historia.

No quedan dudas de que se trata de una trama a pura ciencia ficción. ¿Qué similitud podría tener con Titanic? Estrenada en 1997, la película ganadora del Óscar presentó a una mujer de la alta sociedad y a un particular artista que se enamoran en el barco trasatlántico que se hundió en pleno viaje inaugural. Pocos puntos en común aparecen además de que Kate Winslet forma parte de ambos elencos. Pero el cineasta lo tiene muy en claro.

En diálogo con Empire, James Cameron sostuvo: “Siempre he dicho: ‘Todas mis películas son historias de amor’. Aunque no diría que mi proceso creativo comienza necesariamente ahí, a excepción de Titanic obviamente. Lo presenté como ‘Romeo y Julieta en un barco que se hunde’. Así que fue una historia de amor desde el principio”. De todos modos, recordó: “Otras como The Terminator y The Abyss comenzaron como historia de género, pero luego -mientras trato de descubrir cómo crear verdaderos intereses emocionales para los personajes- mis historias de alguna manera siempre se convierten en historias de amor”.

En este sentido, James Cameron ha construido un un importante paralelismo entre Titanic y Avatar que conecta a estas dos tramas tan distintas entre sí. “Supongo que siempre he creído que para ser verdaderamente heróico, un personaje debe anteponer a alguien más a sí mismo y estar dispuesto a hacer el último sacrificio si es necesario. Entonces, la historia de amor es mi camino para crear personajes poderosos o heroicos. Puede ser un nuevo amor como en Terminator, Titanic o Avatar, puede ser un matrimonio a prueba como The Abyss o True Lies o puede ser el amor de un padre por un hijo como Terminator 2, Aliens o Avatar: The Way of Water. Supongo que solo soy un romántico de corazón”, concluyó.