Spider-Man: No way home hizo historia y se convirtió en el mejor estreno en cines desde el comienzo de la pandemia por el coronavirus. La producción encabezada por figuras como Tom Holland y Zendaya contó con los regresos tan esperados de Tobey Maguire y Andrew Garfield. Desde su llegada al cine, la cinta no paró de crecer en la taquilla y en los elogios recibidos, gracias a los fanáticos que agradecieron el cariño que le pusieron todos los involucrados a este largometraje.

Por eso, se habla de que pueda suceder como con Black Panther, producción que hace algunos años marcó un hito y se convirtió en la primera cinta de Marvel en ganar una nominación como Mejor Película. La diferencia es que en ese caso había un mensaje político muy marcado y una cuota de representatividad muy necesaria que no está precisamente en la última película de Spider-Man. El film dirigido por Jon Watts interpeló más desde la nostalgia.

Sin embargo, esto no quiere decir que la producción del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU) no pueda aspirar a recibir alguna nominación en los próximos premios Óscar. En este sentido, lo más lógico sería pensar en que esta película compita en las categorías técnicas y no tanto en las principales. Sería difícil pensar en una terna a Mejor Actor con Tom Holland, mucho menos pensar en algo como Dirección con tantos representantes de peso con films importantes, como Steven Spielberg o Paul Thomas Anderson.

Si hubiera que pensar en algo más lógico, todo indica que los cañones podrían ir por el lado del mejor sonido o los mejores efectos visuales. De las dos ternas, la más factible puede ser la última, con un gran trabajo de animación que puede destacarse, por ejemplo, en la forma en la que rejuvenecieron a Alfred Molina para convertirse en el Doctor Octopus, o la secuencia de acción que montaron con los tres Peter Parker en la Estatua de la Libertad.

Las dos principales candidatas al Óscar

Los próximos premios Óscar se entregarán el 27 de marzo y todo indica que la máxima categoría tiene a dos claras favoritas a quedarse con la estatuilla. Por un lado, Netflix apuesta todo con The power of the dog, encabezada por Benedict Cumberbatch, Jesse Plemons y Kirsten Dunst, que ha recibido muy buenas críticas tanto por la fotografía como por su historia. Por el otro, se habla de la producción casi autobiográfica, Belfast, con la que Kenneth Branagh le contó al mundo cómo fue su infancia en Irlanda del Norte.