Johnny Depp protagoniza uno de los juicios más comentados de los últimos años, ya que actualmente asiste al tribunal del condado de Fairfax para enfrentar las acusaciones de su ex esposa, Amber Heard, quien lo ha demandado por agresiones físicas y difamación. El lunes 11 de abril las partes se reencontraron en el estrado del juzgado y se dieron a conocer sus primeras declaraciones.

 

En los últimos días, los abogados presentaron las demandas y detallaron lo atravesado por cada uno de ellos, ya que ambos son los que reclaman violencia tanto física como psíquica. Los primeros testigos dieron testimonio ante la jueza, como amigos de los actores y, el más importante hasta ahora, el de Laurel Anderson, la terapeuta de pareja que trabajó junto a ellos, aclarando que el vínculo no era nada saludable.

+Las primeras declaraciones de Johnny Depp

Luego de una semana del inicio, Johnny Depp se sentó por primera vez en el banquillo y habló de todo: Amber Heard, adicciones, su infancia y pidió perdón por expresiones que tuvo sobre ella en privado. “La verdad es lo único que me interesa. Las mentiras no te conducen a ningún lado, y solo se amontan unas sobre otras. Me obsesiona la verdad”, dijo en principio, y continuó aclarando su inocencia: “Sentí la responsabilidad de poner un límite no solo por mí mismo, sino también por mis hijos. Pensé que era perverso que mis hijos debieran ir al colegio y soportar que sus amigos u otras personas se acerquen a ellos mostrándoles la tapa infame de la revista People en la que la señora Heard aparece con moretones en su rostro”.

Describió a su ex esposa como "Atenta, amorosa, astuta, amable, comprensiva y divertida", pero señaló que luego de un año y medio "era otra persona". Sobre haber dicho que esperaba que "el cadáver podrido de Heard se estuviese descomponiendo en el baúl de un auto", explicó: “Me apenan algunas de las referencias que hice. Me avergüenza que en el fragor del dolor, lo que sentía se dirigiera a esos lugares oscuros”.

“He consumido sustancias de vez en cuando, para escapar de los fantasmas, anestesiarme de los espectros que me acompañan desde mi juventud. En práctica era como auto medicarme”, confesó. Por último, volvió a remarcar que sufrió ataques por parte de Amber Heard y que en una oportunidad ella le revoleó una botella que derivó en que el actor perdiera una parte de su dedo medio, aunque ella asegura que se lo produjo él mismo al estallar un teléfono. El juicio avanza y durará semanas, por lo que se esperan más declaraciones importantes.