The White Lotus es quizás uno de los mejores estrenos del año. En esto, no es casualidad que sea una producción original de HBO Max. La cadena rara vez defrauda con sus contenidos. De hecho, su actual plataforma de streaming es un ejemplo de ello. Hace el balance perfecto entre series o películas de corte más comercial con aquellas más comprometidas e incluso clásicas.

Y, sí, sin ninguna duda el show creado por Mike White es una estupenda sorpresa para este 2021. La sátira social que se construye bajo la premisa de un grupo de turistas millonarios que deciden pasar unas vacaciones en un hotel de lujo de Hawaii mantiene el suspenso en los seis episodios que tiene de duración. ¿Si se puede esperar más? Sí, claro, quizás los objetivos de los personajes a veces son confusos, pero en cierto modo eso es lo que más atrae de este programa. El misterio de cada uno de estos huéspedes es vital para esperar con ansias el próximo capítulo.

Y hablando de capítulos, el domingo HBO emitió el último de esta temporada, porque sí, la serie tendrá su entrega número 2 aunque con nuevos personajes. Volviendo al episodio final. No es hasta los últimos 10 minutos del show que confirmamos que esta es una historia para destacar. Y no es raro que aquí el protagonismo se lo lleve Armand (Murray Bartlett), el gerente del hotel y quien sufre una increíble transformación en estos capítulos. Pero, solo queda una pregunta por hacer, ¿es realmente justo el final de la serie para él?

(ALERTA SPOILERS)

El final de The White Lotus: qué pasó con Shane

El cierre de este show es realmente épico, aunque tal vez un poco injusto. Desde el principio, la guerra entre Armand y Shane Patton (Jake Lacy), que está de luna de miel con su esposa Rachel (Alexandra Daddario) es un hecho. Y todo comienza con la suite del hotel más imponente de Hawaii. Shane nota que esa habitación que les dieron no es la exótica suite que le había reservado su madre para que pasaran su "luna de ensueño". Para sus adentros, Armand reconoce el error, pero si bien se disculpa con la joven pareja admite que no podrán pasarse a la famosa Pinneaple Suite

Eso es suficiente para que Shane empiece a tener "entre ceja y ceja" lo que el gerente del hotel haga. Y así será. No descansará hasta que Armand le de esa habitación, al principio ocupada por un matrimonio alemán. Lo cierto es que la batalla termina mal. En el episodio final y luego del robo a la familia Mossbacker, Armand tira la toalla y harto de la persecución de Shane admite que en cualquier momento van a despedirlo. Por lo que sus últimas horas en el White Lotus decide pasarlas de modo alocado y a pura diversión. Aunque es en tan solo un segundo que se le ocurre cobrar venganza. 

Sube a la Pinneaple Suite, que ahora tienen los Patton, para enfrentarse de la manera menos pensada de Shane. En un giro realmente inesperado, Armand decide defecar en la maleta de él en una escena extraordinariamente construida por White e interpretada por Bartlett. Ésta decididamente parece ser la victoria de Armand, pero en un abrir y cerrar de ojos, en un episodio entre cómico y trágico Armand muere apuñalado por el propio Shane que lo sorprende en la habitación. 

En ese momento, es lógico que todos los espectadores hayan pensado que este era el final también de Shane. Irá a la cárcel, Rachel se separará de él y sus caprichos de niño rico se habrán terminado. Pero no. En las últimas escenas, se muestra que el único contacto que Shane tiene con la policía es solo el de un apretón de manos. Los mira abatido, como agradeciendo el apoyo que recibió de ellos. No hay interrogatorio, ni abogados, ni prisión.

¿Qué les dijo Shane para terminar así? Es algo que estará en la imaginación del público porque el show solo nos demuestra algo así como que Shane, de alguna manera, se salió con la suya. Tal vez, pudo haber mentido en su declaración y no contado exactamente cómo sucedieron los hechos. Lo cierto es puede seguir como si nada hubiera sucedido. 

A esto se le suma, el aparente perdón de Rachel, quien decide volver con él, a pesar de que sabe que no será feliz con una persona como él. De hecho, ella intenta convencerse de que sí lo será en sus últimas líneas. ¿Shane está arrepentido de su comportamiento al menos? Pareciera que sí, pero como uno más de sus caprichosos esa suerte de "culpa" podría desvanecerse en cuestión de segundos y olvidarse de Armand para siempre. ¿Tú qué opinas? ¿Es justo el final de The White Lotus