No caben dudas que, a pesar de que se trata de una de las series más largas del último tiempo, La Reina del Flow sigue siendo un total éxito. Con sólo dos temporadas, que cuentan con más de 20 capítulos cada una, la tira colombiana atravesó fronteras y está entre lo más visto de Netflix. Producida por Teleset y Sony Pictures, esta historia fue creada para la plataforma y, a pesar de lo extensa que es, los fans la siguen eligiendo. 

La Reina del Flow está protagonizada por Carolina Ramírez en la piel de Yeimy Montoya y Carlos Torres quien interpreta a Charly Flow. La serie relata la historia de amor, odio y venganza que hay entre ellos y, además, cuenta con la participación de actores como Andrés Sandoval (Juancho) y Lucho Velasco (Manín). Sin embargo, más allá de la trama, hay un complemento importante en esta tira y que es un punto a favor para su éxito. 

Se trata de los flashbacks. A pesar de que la trama transcurre en el presente, pues todo es en base a la venganza de Yeimy, la primera temporada tiene gran cantidad de idas y vueltas entre el pasado y la actualidad. Tal es así que el personaje principal no es sólo interpretado por Ramírez, sino que antes de ella Majo Vargas fue quien estuvo en su lugar. La joven actriz le dio vida a Yeimi de pequeña y fue la que inició con toda la historia. 

De todas formas, así como Yeimy, los demás personajes también tuvieron a sus intérpretes de jóvenes y uno de ellos es el de Juancho. Pues, no sólo fue personificado por Andrés Sandoval, sino que también fue Guillermo Blanco quien le dio vida. Durante la etapa adolescente de este personaje el actor peruano fue quien lo interpretó ganándose el corazón de todos los fanáticos de la historia. 

Pero, más allá de la gran actuación de estos dos actores, lo que más encantó a los seguidores de La Reina del Flow es que su amor traspasó la pantalla y fueron pareja en la vida real. Según relataron ellos mismos, antes de empezar con los rodajes de esta tira ya eran pareja, pues ya habían trabajado juntos en tres producciones previas y así fue cómo se conocieron. Luego, ambos fueron seleccionados para compartir pantalla en esta telenovela, aunque no todo terminó como deseaban. 

En agosto de 2017 fue cuando comenzaron los rumores de su relación y en septiembre de ese mismo año fue Vargas quien la confirmó. Pero, en junio de 2018 Blanco confirmó que todo llegó a su fin durante los rodajes de La Reina del Flow. “La distancia hizo que no funcionaran las cosas”, confesó el actor en aquél entonces. De hecho, durante la novela él debía interpretar a un Juancho súper enamorado de Yeimy y, por lo que también dijo, fue en ese momento cuando las cosas estaban empezando a estar mal. 

Fue difícil y no difícil, pues tenía que demostrar en mi personaje que estaba muy enamorado de Yeimy, pero en esos momentos estábamos en discusiones y las cosas no estaban bien. Era difícil llevar la armonía”, dijo durante una entrevista. Aún así, Guillermo también aclaró que más allá de su ruptura, nunca perdieron el respeto entre sí y que, en la actualidad, hasta siguen siendo amigos.