Después de más de tres años, el universo de Game of Thrones vuelvea a abrirle sus puertas a los fanáticos y a los nuevos espectadores con el estreno de House of the Dragon, la precuela que se podrá ver desde este domingo en la pantalla de HBO y el servicio de streaming HBO Max. Será una temporada compuesta por 10 episodios, los cuales llegarán de manera semanal, continuando con la tradición de emisión de la cadena desde sus comienzos. ¡A continuación nuestra opinión sin spoilers!

Esta nueva historia con gran expectativa se ambientará 200 años antes de lo sucedido en Game of Thrones y los eventos que se vieron adaptados entre 2011 y 2019. Aquí nos concentraremos en la familia Targaryen, conociendo sus secretos detrás y los conflictos intrafamiliares que derivaron en la Danza de Dragones, el cual generó la ruptura tras la conquista por la elección al heredero al Trono de Hierro que gobierna el rey Viserys I Targaryen.

Es cierto que los recuerdos en relación a este universo no es el mejor para el fandom, ya que la temporada 8 del show original no alcanzó las expectativas y algunos perdieron la fe en los siguientes proyectos. Por esta razón, Ryan Condal y Miguel Sapochnik fueron elegidos como los showrunners principales de esta adaptación de la novela Fire & Blood de George R.R. Martin. Para comenzar, podemos señalar claramente que esta precuela es lo que los fans necesitaban.

Una característica importante a tener en cuenta es que, a diferencia de Game of Thrones, aquí los conflictos principales se darán entre personas y no habrá un enemigo sobrenatural por fuera de ellos como fueron los White Walkers. Si bien desde el primero episodio todo nos recuerda, de manera inevitable, a lo que ya vimos, aquí se siente de una manera diferente con una fotografía a tono de los Targaryen en un Westeros que está dominado por ellos, pero con una chispa a punto de encenderse.

El punto más fuerte del programa es que utiliza todas las herramientas de Game of Thrones para reconvertirlas en propias, sin que parezca una copia con un relato diferente. Está claro que se trata de un desafío ante una audiencia que se ha visto sumergida en este mundo durante casi una década, pero podemos asegurar que la producción se ha encargado de llevar la premisa metódicamente con un eje asegurado que adentrará al público en otra fábula política en una misma familia.

Así como el tono visual está marcado desde el comienzo, otra cuestión que no tarda en llegar es la tensión dentro de los protagonistas, la cual crece con el desarrollo de la trama ensanchando una grieta que encamina su destino hacie el fuego y la sangre. Si de intérpretes y personajes hablamos, Matt Smith como Daemon Targaryen es quien se adueña de todas sus escenas con diálogos y maniobras caóticas, pero aportando un particular humor que lo enriquece.

Como mencionamos, House of the Dragon es el spin-off que los fans de Game of Thrones necesitaban para alivianar el recuerdo que ha dejado su octava entrega. El espectáculo crece notablemente y sentimos emociones que conectan a la serie original, donde hay una atmósfera especial y personajes que calculan sus siguientes pasos ante sus pares que comienzan a revelar sus mayores ambiciones. Este domingo estará disponible su capítulo 1 en HBO y HBO Max, y se lanzará uno por semana hasta completar los 10 de su primera temporada.