En poco más de un mes Tom Holland se volverá a poner en la piel de Peter Parker para protagonizar Spider-Man: No Way Home. El próximo 17 de diciembre, la cinta será publicada en todos los cines a nivel global y ya es una de las más esperadas de Marvel. Es que no solo será el regreso triunfal del actor británico, sino que las especulaciones sobre un posible spiderverse no cesan. 

Hace meses que comenzó a circular la posibilidad de que Tom Holland trabaje junto a Andrew Garfield y Tobey Maguire, sus antecesores, enSpider-Man: No Way Home. Y, a pesar de que no existe confirmación oficial sobre esto, lo cierto es que la ilusión de los fanáticos por ver a los tres Peter Parker en un solo film es mucho más fuerte. Aunque, este largometraje también tiene un pequeño grado de emotividad. 

La razón es simple: más allá del posible spiderverse, el hecho de que Spider-Man: No Way Home sea la despedida de Tom Holland de Marvel ha causado mucha tristeza en algunos seguidores. Si bien trascendió que el actor renovará contrato con el estudio, aún no hay confirmación oficial y todo indica que ya está por decirle adiós al mundo de los superhéroes. 

De hecho, eso mismo sintió Holland durante las grabaciones de No Way Home. Es que, según confesó recientemente, sintió mucha emoción al estar rodando esta película junto a sus compañeros desde hace más de tres años: Zendaya y Jacob Batalon. “Estuvimos filmando estas películas a lo largo de cinco años”, comenzó explicando Tom ante Entertainment Weekly

Luego, Tom Holland añadió: “formamos una relación increíble entre los tres. Estuvimos juntos en todo el camino. Hicimos todas las películas solitarias de Spider-Man, hicimos todos los tours de prensa juntos”. Además, el artista también afirmó que, durante los últimos días de rodaje no pudo evitar llorar de la emoción por la despedida. 

Me partió el corazón, pero al mismo tiempo fue emocionante porque todos nos estamos moviendo al próximo capítulo de nuestras carreras”, aseguró Holland. Por eso, para él, fue un momento único: “compartir ese momento con ellos fue, probablemente, el mejor día que tuve en el set. Creo que nunca lloré tanto como en ese momento”, cerró.