La diferencia entre la primera película de Mad Max, estrenada en 1979 con un Mel Gibson no tan conocido, y la que salió en 2015, Mad Max: Fury Road, es abismal. Más allá de cuál de las películas de la saga es la mejor, el presupuesto que tuvo George Miller para realizar su última película de la franquicia fue inmensa. Se estima que gastó entre 150 y 185 millones de dólares para realizar este film que distribuyó Warner Bros. Pictures.

El film encabezado por Charlize Theron y con la participación de Tom Hardy se convirtió en un éxito absoluto para una franquicia que se consideraba, tal vez, más de culto. Por eso, el estudio le dio luz verde a una nueva película de Mad Max. El elenco será encabezado por Anya Taylor-Joy, de gran presente gracias a shows como Gambito de Dama, y Chris Hemsworth. Theron, por su parte, no estará y será Taylor-Joy la encargada de interpretar a Furiosa en esta precuela.

Se esperaba que la película se estrenara en junio de 2023, pero hoy se confirmó que los fans de Mad Max y quienes sigan todo lo que hace Anya Taylor-Joy tendrán que esperar un tiempo más. La precuela se pasó del 23 de junio de 2023 al 24 de mayo de 2024. Casi un año de retraso para esta ficción que también tendrá en su elenco a una de las figuras del momento, con pasos por Watchmen y Candyman, Yahya Abdul-Mateen II.

Furiosa, el título que tendrá esta nueva película de Max Max, será la película más cara en la historia de la industria cinematográfica australiana. Se informó que tendrá un presupuesto de 350 millones de dólares australianos (equivalentes a casi 260 millones de dólares americanos), y empleará a 850 personas. El rodaje comenzará el año que viene en Gales del Sur, a partir de una historia escrita por el propio Miller.

La pérdida de una de las figuras de Mad Max

El 2 de diciembre del año pasado, los fans de Mad Max recibieron la triste noticia de que una de las figuras de la saga había fallecido. Hugh Keays-Byrne, que en la primera película interpretó a Toecutter y en Fury Road fue Immortan Joe, falleció a los 73 años. El actor había confirmado que tenía contrato para estar en dos películas más de Mad Max.

Con la partida del actor australiano, la saga perdió a uno de sus villanos favoritos y grandes colaboradores de Geroge Miller. No había sido parte de la segunda y tercera película de la saga porque se había peleado con el realizador, pero los videos del rodaje de Fury Road lo muestran muy feliz por haber vuelto a esta icónica franquicia australiana.