Como una de las empresas más grandes del mundo, Disney es conocida por la severidad con la que aplica sus restricciones cuando de nuevos proyectos se trata. Para el estudio del ratón, el uso de su marca y de los elementos que forman parte de su catálogo, ya sea a través de un título, un personaje o alguna de sus instalaciones, es sagrado. Por eso, una de las películas que actualmente forma parte de Amazon Prime Video dio la nota con un rodaje secreto que realizó hace algunos años.

En 2017, cuando comenzaron a enumerarse las nominaciones para la entrega de los premios Oscar del año siguiente, apareció la mención de un film cuyo realizador ya había hecho ruido tiempo atrás por filmar una película completa con un iPhone (Tangerine). Se trata de Sean Baker, quien ese año estrenó El proyecto Florida, película por la que Willem Dafoe fue nominado como Mejor Actor de Reparto.

La película se centra en la vida de Moonee, una joven niña que vive con su madre en una de las zonas más marginales de Florida, al costado de los parques de Walt Disney más visitados por los turistas. La producción se encarga de mostrar cómo es la vida de los lugareños que no tienen acceso a todos los lujos que están a cuadras de donde duermen, en moteles de muy poca monta, con dinero que casi nunca alcanza.

La secuencia final de la película mostró a Moonee a punto de ser trasladada por los servicios sociales, luego de que se develara que su madre se prostituía para juntar dinero, y la niña completamente destrozada yendo a buscar a su mejor amiga para pedirle auxilio. Así, se da una secuencia en la que las niñas comienzan a correr y terminan frente al icónico castillo de Disney. Teniendo en cuenta que la producción era una crítica a los valores promovidos por el estudio, era imposible que les dieran permiso para rodar. Por eso, Baker y su director de fotografía, Alexis Zabé, optaron por filmar la última parte con un celular y escabullirse en las instalaciones sin ningún tipo de advertencia.

+Disney casi bloquea el rodaje

Antes de que El proyecto Florida se convirtiera en una película terminada, estuvo muy cerca de quedar enterrada por las influencias de Disney. Así lo contó Alexis Zabé en entrevista con Mirá A Quién Encontré, en donde dijo que la ciudad les revocó todos los permisos para filmar a pocos días de comenzar la filmación. Tras amenazar con denunciar censura, Florida volvió a darles autorización y Disney optó por dar un paso al costado, sabiendo que en ese momento, cualquier tipo de denuncia no haría más que convertirse en publicidad para una película que, claramente, no querían que se viera.