El poder de los centavos es una película que acaba de llegar a HBO Max y que se ha convertido en una de las más vistas a nivel mundial de la plataforma, debido a su interesante historia en la que un grupo de personas comunes y corrientes presuntamente “enfrentan a los multimillonarios de Wall Street”, por lo que hoy te contaremos la historia real que hay detrás de esta cinta.

¿Cuál es la historia real detrás de El poder de los centavos?

La película adapta muy bien los sucesos planteados por el libro The Antisocial Network: The GameStop Short Squeeze and the Ragtag Group of Amateur Traders That Brought Wall Street to Its Knees, en el que se cuenta lo sucedido durante la pandemia en el 2019.

Y es que durante este periodo el influencer Keith Gill, más conocido como Roaring Kitty, logró animar a miles de usuarios de internet a comprar acciones de GameStop, una conocida tienda dedicada a la venta de videojuegos en formato físico.

Para tener un poco más de contexto: desde el 2019 esta empresa ya enfrentaba un declive en cuanto a sus ventas lo que se agravó aún más debido a la pandemia por COVID-19; de hecho se esperaba que la empresa quebrara en cualquier momento y cerrara sus puertas.

Sin embargo Keith logró animar a miles de internautas a comprar acciones lo cual, echó a perder los planes de los grandes fondos de inversión de Wall Street que querían que GameStop quebrara, para poder ganar dinero con operaciones en corto plazo.

¿Por qué la compra de acciones de GameStop puso de cabeza a Wall Street?

Por que en Wall Street hay dos formas de ganar dinero: con operaciones a largo plazo y operaciones a corto plazo; para no llenarnos de tecnicismos, basta con decir que las operaciones a largo plazo son aquellas en las que se compran acciones que se piensan van a subir de precio. Cuando lo hacen, quien las compró puede venderlas y quedarse con ese dinero.

Ahora, las operaciones en corto son un poco más complejas, ya que en ellas se toman “prestadas” acciones de una empresa, y se espera que estas acciones vayan a la baja, para comprarlas de nuevo. Es decir, si uno “toma prestada” una acción en 15 dólares, y se venden en ese mismo precio, pero luego su valor cae hasta las 8 dólares, quien las vendió puede comprarlas de nuevo a 8 dólares, y la diferencia entre su precio de venta original y su precio de compra actual representa la ganancia que el operador se lleva.

Sin embargo si estas acciones en vez de bajar, suben de precio, entonces quien las compró deberá pagarlas a su precio nuevo y además, deberá “devolverlas” a su dueño original, sin llevarse nada a cambio. Y esto fue lo que ocurrió con GameStop ocurrió de forma exponencial.

¿Cómo terminó la historia real en la que se basa El poder de los centavos?

Luego de que empezara la compra masiva de acciones de GameStop, estas se revalorizaron, lo que puso en aprietos a quienes esperaban lo contrario, lo que causó un efecto devastador en Wall Street; incluso la app que los pequeños inversionistas usaban para comprar acciones, llamada Robinhood, tuvo que empezar a impedir que se pudieran seguir comprando acciones.

Al final el único beneficiado con toda esta operación fue el propio Gill, quien desde antes del inicio de todo el frenesí de compra de acciones, ya había invertido 53 mil dólares en la compañía, los cuales se convirtieron en 48 millones de dólares, para finalmente quedar en 33 millones.

Sin embargo las demás personas que invirtieron en GameStop no tuvieron la misma suerte, por lo que dieron inicio a una demanda colectiva contra el influencer, bajo las acusaciones de que este usó sus redes sociales para desatar un caos en Wall Street, y de manipular a quienes siguieron su consejo para que él fuera el único beneficiado.

Video en el que se puede ver a Roaring Kitty hablar sobre sus inversiones, y que es fielmente retratado en la película El poder de los centavos.

Al final, lo último que se supo de Gill fue que seguía invirtiendo en GameStop, tienda que también sigue funcionando y cuenta en la actualidad con cerca de 4 mil sucursales; sin embargo las únicas víctimas en esta historia fueron quienes quisieron imitar lo que hizo Roaring Kitty, y terminaron perdiendo su dinero.

Encuesta ¿Has seguido consejos de economía que hayas escuchado de algún influencer?

¿Has seguido consejos de economía que hayas escuchado de algún influencer?

YA VOTARON 0 PERSONAS