Dune, Parte 2 sentará las bases de lo que serán los grandes estrenos cinematográficos este año. Con una envergadura aún más gigantesca que la primera entrega, lo nuevo del director Denis Villeneuve promete estar a la altura de la colosal obra de Frank Herbert que adapta.

En esta oportunidad, la entrega explora el viaje mítico de Paul Atreides (Timothée Chalamet) mientras se une a Chani (Zendaya) y los Fremen en una guerra de venganza contra los conspiradores que destruyeron a su familia.

Sin embargo, al mismo tiempo, debe enfrentarse a una elección entre el amor de su vida y el destino del universo conocido. Aunque siempre esforzándose por evitar un futuro terrible que solo él puede prever.

En la previa a su debut, Villeneuve llegó junto a Timothée Chalamet y Zendaya hasta México, donde se refirieron al trabajo que se hizo para ésta película. También establecieron las diferencias con su antecesora y proyectaron los cambios que experimentarán los personajes ya conocidos.

La promesa de Denis Villeneuve para Dune, Parte 2

Durante la conferencia de prensa, Denis Villeneuve expuso su visión sobre lo que será Dune, Parte 2, explicando que “cuando todos estábamos haciendo la Parte 1, sabía que ésta sería la introducción a un mundo que de cierta manera como una especie de aperitivo”.

“Eso lo dije cuando estábamos haciendo la prensa de esa película y me arrepentí, porque decir que una producción de esa escala y presupuesto era sólo un aperitivo, después me hizo temer por la reacción del estudio. Pero era real”.

“Para mí, la Parte 2 es el plato de fondo. Es real y francamente justo decirlo: nací para hacer esta película. Es un trabajo en el que, cada pulgada, cada segundo, emana de mí. Es una película que yo quería que fuese más muscular, con más acción. Donde Paul finalmente se convierte en hombre, toma grandes decisiones sobre si vengará a su padre y sigue su destino. O tal vez creará el caos. Es una tragedia”, confesó el cineasta conocido por dirigir otras alabadas entregas como Sicario o Arrival.

Pero eso no es todo. Villeneuve contó que “mi equipo y yo queríamos que la película saliera lo antes posible, porque en realidad no es una secuela, es realmente la segunda parte de una historia. La belleza de eso es que era la primera vez que volvía a un mundo en particular. Todo el desarrollo y la investigación, el diseño, el proceso ya había comenzado cuando estábamos haciendo Dune Parte 2”.

“Sabíamos mucho, pero esta producción era definitivamente más ambiciosa. Hay mucha más acción, mayor complejidad. Es por lejos la entrega más complicada que me ha tocado hacer en términos técnicos. No estaba sólo, tengo un equipo fantástico. Pero fue, por lejos, lo más desafiante”, constató el canadiense.

“Una película que hace temblar el cine”

Eso se complementa con lo que sostuvo Timothée Chalamet en la misma instancia. Conversando con la prensa latinoamericana, el actor especificó el proceso de maduración que enfrenta su personaje. “Al principio de la primera película, Paul está realmente tras los muros. Tiene un pasado con la realeza. Su virtud está en alguna parte, pero no ha sido puesta a prueba en lo absoluto. Es literalmente el hijo de un duque”, comentó.

“A través de la Parte 1 ve cómo una tragedia personal lo desmorona y al final está escapando. Pero sin decir mucho, para el final de esta nueva película, vemos a alguien que no sólo ha entrado en su etapa adulta sino que una persona que casi ha aceptado su posición de líder, sobre la que es bastante reacio”.

“De hecho, quiere embarcase en un camino distinto con Chani, preferiría que las cosas siguieran como estaban. Sin embargo, el destino lo llama y no puede rehusarse a ese futuro”, puntualizó el actor, quien recientemente también se dejó ver en Wonka.

Aunque antes de cerrar, también advirtió que: “ésta es una película que debe ser vista en la pantalla más grande. Es una película que hace temblar el cine”.

Dune, Parte 2: Un amor poco convencional

Tal como se insinuó fuertemente en la primera película, el nuevo film explora y cultiva el amor entre Paul y Chani. Pero no se trata de un romance como tal, es una forma de vínculo poco convencional, por lo mismo es muy atractivo de ver en pantalla.

Fue Zendaya quien expuso mejor el concepto que busca plasmar la película: “lo que realmente aprecio que Denis haya puesto sobre la mesa sobre Chani en esta oportunidad es que le da convicciones muy fuertes y un potente sentido sobre sí misma. Eso para mí fue un goce como actriz, porque hizo que toda la historia de amor fuese mucho más dura y difícil. Lo que significaba que teníamos que ganarla. El amor no es regalado, es algo por lo que tienen que trabajar”.

“Así ella debe lidiar con una actitud muy discreta, que involucra mucho dolor en torno a lo que Paul realmente representa en su vida. Para mí era genial, porque había una especie de diálogo interno constante con ella misma, sobre si debería permitir que esta persona acceda a ella. Si es seguro amar”.

“La historia de amor fue interesante de descubrir con alguien que es tan intensamente brava, fuerte y tan reservada por razones propias”, remató.

Dune, Parte 2 debuta en los cines de Latinoamérica a partir del 29 de febrero, tanto en versiones originales subtituladas como dobladas al españoll. Incluyendo en formato IMAX.