Shonda Rhimes tomó una decisión arriesgada en 2017 porque dejó la comodidad de sus éxitos en ABC y firmó un contrato con Netflix para producir contenido. Cuatro años después, el tiempo le dio la razón después del enorme suceso que significó Bridgerton, su primera serie en la plataforma. La empresa de la N comprobó el talento de la escritora y extendió su acuerdo, pero ahora abarcará mucho más que el programa de la regencia inglesa. ¿De qué se trata?

 

La guionista pisó muy fuerte con su llegada al servicio del streaming porque su serie se convirtió en el estreno más visto de la historia con 82 millones de espectadores en sus primeros 28 días. Tamaños números hicieron que ya se esté grabando la segunda temporada y que estén confirmadas la tercera y la cuarta. Sin embargo, Shonda tendrá nuevos desafíos con Netflix y poco tendrán que ver con Bridgerton. 

Shonda Rhimes extendió su acuerdo con Netflix, pero se aleja de Bridgerton

Según confirmó Deadline, la productora Shondaland extendió su acuerdo y ahora abarcará películas, videojuegos, contenido de realidad virtual, desarrollo de marca y mercadería, eventos y experiencias en vivo. Todo un mundo nuevo para la escritora de 51 años que se hizo famosa en el ambiente por crear Grey's Anatomy

"El equipo de Shondaland y yo estamos emocionados y emocionados de expandir nuestra relación con nuestros socios de contenido en Netflix. Hoy, Shondaland en Netflix es creativamente próspero, rentable como activo y atrae a audiencias de todo el mundo con historias que desafían sin miedo a los espectadores y los mantienen muy entretenidos a la vez", expresó al respecto la guionista en un comunicado.

 

 

 

Si bien todavía no trascendieron más detalles del tipo de contenino que producirá Shonda, al momento hay un proyecto confirmado: la miniserie Inventing Anna, programada para 2022 y protagonizada por Julia Garner, Anna Chlumsky, Katie Lowes, Laverne Cox y Alexis Floyd. En 2020 también había estrenado el documental Dance Dreams: Hot Chocolate Nutcracker.