Dragon Ball es parte de la vida de, al menos, tres generaciones, por lo que los fanáticos tienen un sentimiento en particular en cuanto a este animé. Es por eso que se vieron sorprendidos en las últimas horas del lunes cuando el gobierno de Buenos Aires, Argentina, informó que la cadena Cartoon Network iba a retirar la serie de su programación tras una demanda por violencia simbólica. ¿Cuál es la escena que generó polémica?

El Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires notificó ante la Defensoría del Público de la Nación un episodio en particular de Dragon Ball Super en el que se especifica un momento en el que se detecta violencia simbólica, marca el comunicado oficial. Continúan remarcando que en un capítulo se reproduce el ejercicio de la violencia sexual por parte de un mayor hacia una menor, en contexto de aceptación social.

"Al tratarse de un canal instalado como referencia en contenidos destinados a la niñez y de gran alcance regional, no se realiza una supervisión exhaustiva por parte de las y los adultos a cargo", detallan. Es por eso que las autoridades, Estela Diaz y Lucía García Itzigsohn, manifestaron por escrito la preocupación de la difusión de una escena en la que el Maestro Roshi le pide a Woolong que le permita utilizar sus "servicios" y se convierta en "una hermosa jovencita", y se justifica diciendo "mi punto débil son mis pensamientos pervertidos que deseo superar". "Mientras tanto, Woolong (un cerdo) hace un raconto de otras situaciones de abuso que sufrió por parte del hombre", dice el informe.

Tras la presentación de la denuncia, la Dirección de Análisis, Investigación y Monitoreo analizó el episodio e identificó que la escena contiene abuso y sometimiento por parte de un varón sobre una adolescente. Una vez resuelta la demanda, tanto desde Carton Network como desde Warnermedia tomaron medidas, comenzando por retirar el animé por completo del aire y manifestaron que procederán a editar toda la serie para así regresar al aire como lo venían haciendo.

La noticia provocó que Dragon Ball se ubique entre las tendencias principales de Argentina, donde los comentarios de los aficionados acusan la cancelación y la censura como algo que no tiene sentido. A lo largo de su historia el animé ha tenido que aclarar más de una situación con Roshi, como cuando determinaron cancelar el programa en España también por escenas que pueden fomentar el acoso.