La sexta y última temporada de Lucifer llegó el servicio de streaming Netflix el pasado viernes 10 de septiembre, cerrando una de las historias más exitosas de la plataforma. Se trata de una triste despedida tanto para la producción como los fanáticos, quienes imaginaban un futuro con más de la serie. Aquí te contaremos la verdad detrás del final y por qué no contó con posibilidades de una renovación.

El camino del programa basado en las historietas de DC Comics no ha sido nada fácil. Comenzó a emitirse a principios de 2016 por la pantalla de Fox, mucho tiempo antes de ser adquirida por Disney, pero tras la tercera entrega anunciaron que había sido cancelado. En las primeras explicaciones de los ejecutivos remarcaban que era un producto bastante caro y que no les era rentable en su momento.

Una vez confirmada la mala noticia, los aficionados colmaron las redes sociales con mensajes bajo el hashtag #SaveLucifer y Netflix fue quien los escuchó para hacer una cuarta entrega, la cual contiene un episodio llamado "Save Lucifer" en honor a la campaña. Tanto la compañía como los realizadores coincidieron que la temporada 5 debía ser la última, pero los fans se hicieron oír una vez más para obtener una sexta parte.

+Por qué Lucifer no tendrá temporada 7

En una reciente entrevista con el medio Entertainment Weekly los showrunners de la serie explicaron que la temporada 5 era perfecta para terminarla y temían arruinarlo todo por hacer una 6. Sin embargo, nuevos planes surgieron para la trama y aseguraron que la sexta entrega fue la oportunidad ideal para cerrar los arcos de todos los personajes adecuadamente, algo que se hubiese hecho más apresurado en la quinta.

"Es la historia que siempre íbamos a contar, pero escrita de forma más larga y, en mi opinión, de forma mucho más interesante. Me rompe el corazón pensar que no íbamos a hacerlo de esta manera. Queremos explorar cómo nuestros personajes terminan como terminan", dijo Ildy Modrovich. Teniendo en cuenta que se tomaron una temporada más para terminar Lucifer de la mejor manera, no tendría sentido realizar una séptima entrega.